Lunes a Viernes

Lunes a Viernes de 9:00h–13:30h, 16:00h–19:30h. Sábados de 9:00h–13:30h.
Domingos cerrados.

Contacto

944 470 847

Cuídate de las insolaciones en verano.                    

Llega el verano y, las insolaciones están a la vuelta de la esquina. Ahora que llegan los meses con más calor del año debemos tener mucho cuidado con las insolaciones y los golpes de calor, ya que pueden provocarnos serios problemas en nuestro organismo.

¿Qué es una insolación?

La insolación se produce debido a un exceso de calor en nuestro cuerpo. En este caso, los trastornos más comunes son: dolor de cabeza, debilidad, calambres, etc.

La diferencia entre una insolación y un golpe de calor está en que en la insolación se debe a la exposición directa a la radiación solar y la piel se vuelve roja y sudorosa, mientras que el golpe de calor la piel puede darse también a la sombra o en un entorno cerrado, siempre que la temperatura sea elevada, por ejemplo, dentro de un coche o haciendo ejercicio intenso dentro de un lugar cerrado. La piel suele aparecer seca, caliente y enrojecida. Ambos presentan un aumento de la temperatura corporal por exposición a altas temperaturas.

¿Cuáles son los síntomas de una insolación?

Cara congestionada.

-Dolor de cabeza.

-Sensación de agotamiento.

-Sensación de sed.

-Sudoración abundante.

Calambres musculares intermitentes en extremidades y abdomen,

-Mareos, náuseas y vómitos.

-Pulso fuerte e irregular.

-Temperatura corporal alta.

-Respiración acelerada y ruidosa.

-Visión borrosa.

¿Es posible prevenir una insolación

Es muy importante tomar medidas de prevención ante el calor, sobre todo en aquellas horas en la que la temperatura es mayor. He aquí algunos consejos:

-Hidratación: es una de las medidas más importantes. Es necesario mantener el cuerpo hidratado bebiendo unos 2-2’5 litros de agua al día. Para los niños pequeños y personas mayores es conveniente llevar siempre una botella de agua encima e ir dando pequeños sorbos cada cierto tiempo, así como tomar frutas y verdura fresca.

Ir caminando por la sombra siempre que sea posible.

-Usa sombrero y gafas de sol: los sombreros y las gorras favorecen la circulación del aire en su interior. Debemos intentar no ajustarlas mucho a la cabeza.

Hora de salida: Evita las horas del día donde se concentra más el calor (entre las 12:00 y las 17:00 horas). Si queremos caminar, correr, etc., lo haremos cuando las temperaturas son más suaves y es más fácil encontrar zonas de sombra.

Usa ropa adecuada: la ropa que uses normalmente debe permitir la transpiración. Debe ser holgada y fina.

Evita las comidas copiosas y condimentadas: toma frutas, ensaladas y hortalizas frescas que favorezcan la hidratación.

-En casa: Mantén el interior lo más fresco posible. Usa aire acondicionado o en su caso un ventilador.

-Los vehículos: Es importante no permanecer en coches estacionados o cerrados. Hay que mantener las ventanillas abiertas y poner el aire acondicionado.

No bebas alcohol ni cafeína.

¿Qué tipo de personas son más propensas a sufrir una insolación?

Como ya sabemos las personas mayores y los niños son más propensas y vulnerables.

 Otro grupo de riesgo son aquellas personas que sufren algún trastorno crónico como diabetes mellitus e insuficiencia cardíaca congestiva.

  Algunos pacientes con patologías cutáneas que presenten dificultad para la pérdida de calor, como la displasia ectodérmica o la esclerodermia grave también son muy vulnerables.

En las personas que consumen alcohol en exceso, deportistas, etc., las posibilidades de sufrir una insolación aumentan.

¿Qué hay que hacer ante una insolación?

El tiempo de reacción es muy importante según los especialistas. En principio suele manifestarse de la siguiente manera:

-Dolor de cabeza, mareos y náuseas,

-Calambres, elevación brusca de la temperatura corporal, convulsiones y desorientación.

-Puede producirse un colapso.

Y, actuaremos de la siguiente forma:

Primero: Debemos colocar a la persona en un lugar fresco con aire y sin ropa.

Segundo: Como no pueden sudar, hay que ayudarles a eliminar el calor. La forma más efectiva es la realización de baños con agua muy fría, lo antes posible. Si el baño no es posible, podemos abanicarle o usar compresas de agua fría en la frente, nuca, cuello y otras partes del cuerpo.

Tercero: La persona tiene que estar hidratada, bebiendo agua fresca a sorbos, ya que en tragos grandes puede empeorar su estado.

Cuarto: Si pierde el conocimiento debemos llamar a urgencias y colocarle tumbado con las piernas flexionadas.

De todas formas, se encuentre como se encuentre, la persona que sufre una insolación debe ir al médico para comprobar que está bien.

Como ves, te hemos asesorado muy bien acerca de la insolación. Si tienes alguna duda o necesitas algún consejo visítanos en Farmacia Juan Uriarte, tu farmacia de confianza.

Farmacia Juan Uriarte
Farmacia Juan Uriarte

Deja una respuesta